Servicios de Continuidad



La capacidad para restablecer las operaciones de TI ante eventos que pudieran interrumpir la habilidad de lograr los objetivos estratégicos del negocio, es un elemento clave para las organizaciones de todo tipo. Los riesgos asociados son muy altos y la alta dependencia en las tecnologías de información y de telecomunicaciones ha motivado la necesidad de las organizaciones de contar con las medidas preventivas y con la capacidad para recuperar las operaciones y servicios que soportan el negocio en el tiempo adecuado.

Nuestros servicios para el desarrollo de un completo plan de continuidad de la información lo apoyan a identificar sus actuales procesos de negocios y comprender como la plataforma TI soporta el flujo de información que pasa a través de cada uno de ellos. Con base a esta información, se identifican y califican los riesgos asociados a cada uno componentes TI, se califica su nivel de criticidad de acuerdo a su rol en el proceso productivo, se establecen sus tiempos de recuperación de acuerdo a los requerimientos del negocio y por último se diseñan sus procedimientos de recuperación.

Conocer, entender y comprender la organización

Para asegurar que los Planes de Recuperación puedan ser desarrollados y ser mantenidos de forma efectiva, es esencial que estén alineados con los objetivos estratégicos de la organización. Entender como fluye la información, identificar los procesos críticos y como éstos son soportados por la plataforma tecnológica es parte vital para identificar los riesgos y generar estrategias para mantener la continuidad de la operación. Realizamos en forma conjunta con su organización todos los procedimientos y pasos necesarios para la elaboración del Análisis de Impacto al Negocio (BIA), el cual es la piedra inicial de su Plan de Continuidad TI.

Diseño y desarrollo del plan de continuidad

Al comprender el flujo de información de la organización, calificar los riesgos y los tiempos de recuperación por componente gracias a la etapa anterior, nos es posible determinar las soluciones tecnológicas, procedimientos, personal y capacitación necesarios para enfrentar una interrupción o perdida de los procesos tecnológicos. Todos estos procesos y tareas son documentados para llevar a cabo la implementación del Plan de Continuidad.

Implementación del plan de continuidad

Esencialmente nos referimos a la ejecución del plan a través de la organización. Estableciendo los roles y el entrenamiento necesario para el equipo responsable de como responder, escalar, comunicar y administrar una interrupción que genere una crisis, siguiendo una serie de procedimientos y pasos de forma esquemática y ordenada para reanudar las operaciones de acuerdo a los requerimientos del negocio. Es imperante comprender que es necesario actuar rápidamente frente a una interrupción o desastre de manera tal que se cumplan los Marcos Máximos de Recuperación (RTO’s) de los procesos críticos del negocio y poder volver a un estado de niveles de servicio aceptables.

Prueba y mantenimiento

Un plan de recuperación de desastres es solamente válido como la información que contiene siempre y cuando se realicen ejercicios y pruebas de efectividad del mismo. Para asegurar que el plan pueda ser utilizado de forma efectiva, tiene que ser preciso, actualizado y completo. Es un proceso viviente.
Es imperativo actualizarlo de acuerdo a los cambios tanto en infraestructura como en roles, por lo tanto debe de ser revisado periódicamente y actualizado si es necesario. Establecer un plan de ejercicios periódicos ayuda a verificar que el plan este correcto y alineado con los objetivos del negocio.